Boletín Informativo 25 - Febrero de 2013

¿Quién podrá ayudarnos?
Solo con recordar las épocas en que era imposible desplazarnos al campo, a las fincas o simplemente a viajar por tierra en plan vacacional, nos embarga la angustia e incertidumbre que durante muchos años tuvimos que padecer por cuenta de quienes delinquen al margen de la ley, logrando que la paz y la tranquilidad escaparan de nuestras vidas...

Y es precisamente eso lo que no debemos ni podemos dejar que vuelva a suceder.

Las autoridades están en la obligación de garantizar seguridad a todo nivel y así lo promueven, pero la realidad es otra. Hoy nos encontramos frente a una situación que por una serie de casos aislados nos ha hecho pensar que la situación no se torna fácil y que es mejor tomar medidas antes de tener que lamentar. Los delincuentes están al asecho de la gente de bien. Su trabajo las 24 horas es seguir, analizar y trazar el plan para sus víctimas. Ellos son pocos, nosotros somos la mayoría. No obstante en muchos casos logran su propósito.

La pregunta entonces es qué hacer? He aquí algunas sugerencias que no me cansaré de repetir:
- Cambiar la rutina, es el mejor consejo. Cambiar de itinerarios, viajar acompañados, no anunciar la llegada, sin duda son opciones que sirven en una situación como la que nos ocupa.
- Denunciar ante las autoridades toda anomalía que se observe o reportar presencia de personas extrañas en la región o alrededor de las viviendas.
- Recoger evidencias. Hoy día con los celulares se hacen maravillas, una de ellas, tomar fotografías.
- Mantener información de números telefónicos o contactos de las autoridades al alcance de todos.
- Absténgase de comentar lo bien que la pasaron en esas vacaciones en el exterior y las reservas que ya tienen para las próximas vacaciones, o el cambio de carros, casas, fincas, inversiones. Estos son temas estrictamente confidenciales. No los divulgue.
- Apoyar a las autoridades en el suministro de información.

Por ello ante la pregunta Quién podrá ayudarnos? La respuesta es no dudar en denunciar y alertar a los demás. De la solidaridad de todos depende que podamos seguir disfrutando de los que en los últimos años ha sido el derecho a trabajar y desplazarnos con tranquilidad... El refrán reza, Hoy por ti, mañana por mi.

MARTHA RUTH VELÁSQUEZ Q.

Descargar PDF