Boletín Informativo 27 - Abril de 2013

Esa es la expresión con la que nuestros oídos se quieren deleitar, cuando la DIAN entregue la buena y anhelada noticia que entregará a las empresas del  sector el dinero que les adeuda a nuestras empresas avícolas por concepto de devolución del IVA.

Y es que estamos hablando de la nada despreciable suma de más de 32 mil millones de pesos de buena parte de las empresas afiliadas a esta Seccional, situación que está tocando fondo por cuanto la caja de las compañías está en un déficit que hasta el momento se ha sobrellevado pero que no aguanta más.

A raíz de esta situación y tras innumerables reuniones, súplicas, sensibilizaciones  y ruegos, la DIAN se ha comprometido en esta ciudad a desarrollar un plan de contingencia que les permita operativamente agilizar la radicación de solicitudes y el trámite de las mismas, adicional a que prestarán un apoyo empresarial a cada una de las empresas, que están teniendo problemas para acceder a la página electrónica que la DIAN creó para supuestamente agilizar el trámite respectivo y que por lo menos en esta región ha sido un desacierto.

Adicional a ello, la Directora de la DIAN en Santander, Dra Nancy Patricia Holguín ha expresado su total disponibilidad y apoyo, siempre lo ha expresado, no obstante quienes conocemos de cerca el sector público sabemos que las intenciones pueden ser las mejores pero los resultados son lentos  a raíz de los trámites administrativos que van desde la llegada de nuevo personal hasta la verificación en granjas lo que puede llevar mucho más tiempo que el requerido y el deseado y mientras tanto qué?  Esa es la pregunta. Qué le dicen las empresas a sus proveedores? Cuándo se hará efectivo el desembolso?

No me gustan las equivocaciones, para nada, pero ojalá en esta oportunidad  me equivoque con la anterior apreciación. Qué mejor que saber que este problema ya está solucionado totalmente.  

Todos deseamos que esa institución brille por su eficiencia y que nuestras empresas sean eficientes y competitivas gracias a ello.

MARTHA RUTH VELÁSQUEZ Q.

Descargar PDF