Boletín Informativo 32 - Septiembre de 2013

Dejar que se infiltrara  eso es lo peor que le pudo pasar al paro  Nacional Agrario.

Esta noble causa promovida por líderes campesinos que se sienten maltratados y excluidos de la agenda del alto Gobierno y burlados en los compromisos asumidos, se ha visto afectada por los infiltrados quienes con su vandalismo e irracionalidad han dejado en la retina de los Colombianos imágenes que rechaza todo ciudadano de bien.

Campo de batalla, en eso se han convertido localidades y capitales de diferentes regiones del país por cuenta de intereses oscuros al interior de los diferentes movimientos.

Más allá de este paro, lo que preocupa es la lectura general del tema y la herencia que se deja. Se ha visto que todo aquel que quiera pedir algo debe hacerlo por las vías de hecho para que sea escuchado, oportunidad que los vándalos y terroristas no dejan escapar.

Que queda después de este nuevo paro, que aún no termina?
Ya lo sabemos.
Quedan miles de pérdidas económicas asumidas por el sector productivo en su gran mayoría, bienes públicos destruidos, la imagen de las autoridades militares burlada y maltratada, viudas, huérfanos, lideres debilitados y un Gobierno que cada vez cae más en popularidad y credibilidad y por supuesto el desgaste de los trabajadores y la ciudadanía que al final ve su vida afectada por cuenta de quienes prefieren usar el irraciocinio y la violencia.

Preocupa que si los líderes campesinos, insisten en que se modifiquen los TLC con Estados Unidos y La Unión Europea, especialmente el primero, va a haber paro para rato...¡¡¡DIOS NOS AYUDE!!!

MARTHA RUTH VELÁSQUEZ Q.

Descargar PDF