Boletín Informativo 26 - Marzo de 2013

Católica de formación y convicción y educada en ámbito religioso. Hago la aclaración antes de compartir con Ustedes el tema de moda que aunque se quiera no pasa desapercibido máxime con el despliegue de corresponsales , cubrimiento mundial y extras dadas por los medios de comunicación en torno a la renuncia del papa Benedicto XVI.
Más allá de una renuncia singular e inesperada cabe el análisis y el debate en torno a qué fue lo que realmente motivó la renuncia del Sumo Pontífice. Muchos dicen que el cansancio y las enfermedades lo aquejan, otros en cambio señalan como responsables los escándalos al interior del vaticano y los más arriesgados hablan de situaciones descubiertas que aún no salen a la opinión pública y que dejarían muy mal a quienes presiden la Santa Iglesia Católica. Lo cierto es que hubo renuncia y tras ella todo una revolución política que ha dejado entrever los innumerables intereses que se originan alrededor de esta situación.

Valga el antecedente para que todos reflexionemos sobre nuestro papel en los diferentes ámbitos laboral, familiar, social y personal. Aquí lo importante es saber tomar decisiones a tiempo y tener capacidad de decir hasta este momento. Muchas personas se aferran a un cargo sin importar si los resultados a su gestión es la mejor. Muchos se dedican a todo menos a trabajar por los intereses de una mayoría. Es en ese momento donde el ejemplo del Santo Padre debe servir para que quienes ya se sienten cansados, aburridos, perseguidos o con limitantes de pensamiento y creatividad, le abran paso a muchos otros que con seguridad tienen mucho que aportar.

En la vida hay momentos donde se deben tomar decisiones por drásticas y atípicas que estas puedan parecer.  El ejemplo nos lo ha dado Benedicto, el papa que pasará a la historia más que por su obra por esta decisión que dejará huella eterna…ahh y también pasará a la historia por ser el Pontífice que en plenas festividades de Navidad se atrevió a decir que en el pesebre donde nació Jesús no había ni mula ni buey.

PD: A veces es bueno cambiar de temática, aunque esto no signifique que la DIAN siga siendo el dolor de cabeza de los avicultores, que el contrabando sigue preocupando al sector, que la vía a Barrancabermeja desaparecerá de la noche a la mañana, que la época de cuaresma ya no es tan buena para nosotros como lo era antes, que la reforma tributaria aun la estamos interpretando, que el paro Cafetero empieza a afectar la movilidad de huevo y pollo en algunas regiones del país, entre otros muchos temas que hacen parte de nuestro día a día.

MARTHA RUTH VELÁSQUEZ Q.

Descargar PDF