Cayó presunto jefe de una temida banda delincuencial

Cayó presunto jefe de una temida banda delincuencial

En el último robo, los delincuentes amordazaron a 12 personas, entre ellas varios niños, y los tuvieron amarrados durante 20 horas. Tal era la sevicia de los asaltantes, que para hacer callar a un joven de 14 años, le aprisionaron su lengua con un alicate.

Un trabajo adelantado por el Grupo Investigativo  de Delitos Contra el Patrimonio Económico de la Sijín, permitió el desmantelamiento de una presunta banda de asaltantes dedicada a perpetrar hurtos en fincas de la región. Afirman las autoridades que la banda, integrada por cinco sujetos, tenía azotadas las fincas avícolas de La Mesa los Santos, Piedecuesta, Girón y Lebrija, por lo que son investigados por cometer al menos diez hurtos.

Tal sería el accionar de esta banda delincuencial, que hace pocas semanas varios empresarios del sector avícola se reunieron con el Ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón, para expresarle su preocupación por los constantes robos, ante lo cual el  jefe de dicha cartera le dio la orden expresa a la Policía para que en dos meses como máximo, desvertebrara esa organización criminal.

Fue así que después de días de trabajos de inteligencia la Policía logró capturar al presunto jefe de la banda de asaltantes, horas después de que, al parecer, se robaran 140 bultos de alimento para pollos, avaluados en $10 millones, en una finca de Lebrija.

Se trata de un hombre de 26 años, quien sería el jefe de la banda, y otro sujeto de 42 años, los cuales fueron arrestados por la Policía en un parqueadero ubicado en la calle 15 del barrio El Tierrero, en el municipio de San Vicente de Chucurí, Santander.
Estas dos personas fueron detenidas, afirma la Policía, junto al camión en el que estaban los 140 bultos de alimento para pollos, que habían sido hurtados de una finca de Lebrija, por lo que quedaron a disposición de la Fiscalía por el delito de receptación.

Así fue el asalto

De acuerdo con las autoridades, el que fue el último ‘golpe’ de la banda delincuencial ocurrió en una finca ubicada en la vereda La Victoria, en zona rural del municipio de Lebrija.

Hasta allí llegaron a las 8:00 de la noche cinco sujetos armados, vistiendo prendas de uso privativo de las Fuerzas Militares y asegurando que eran integrantes de las desmovilizadas Autodefensas Unidas de Colombia, Auc.
Antes de materializar el robo de los 140 bultos de alimento para pollos, avaluados en $10 millones, afirma la Policía que los asaltantes sometieron a las víctimas a torturas y humillaciones durante varias horas.

Según las autoridades, cuando los asaltantes estaban amarrando a los hombres, un joven de 14 años empezó a gritar por lo que uno de los malhechores lo tomó del brazo, le apuntó con una pistola en la cabeza y lo obligó a que sacara la lengua para aprisionársela con una alicate.

Una vez lograron amarrar a los hombres y a los menores de edad, los bandidos obligaron a las dos mujeres a que les prepararan comida, al tiempo que las maltrataban física y sicológicamente.

Finalmente, cuando eran cerca de las 5:00 de la mañana, tres de los delincuentes salieron de la finca en un camión con los 140 bultos de alimento para pollos, mientras que dos de los sujetos se quedaron custodiando a las víctimas.

La balacera

Dos de los presuntos asaltantes que salieron en el camión con la mercancía fueron finalmente capturados en San Vicente del Chucurí, municipio al que, según los investigadores, se habían dirigido para vender los 140 bultos.
Mientras allí se materializaban la captura del presunto jefe de la banda y a otro de sus integrantes, la Policía se trasladó a la finca donde ocurrió el hurto.
Al llegar al lugar, los investigadores fueron recibidos con disparos por parte de los dos asaltantes que aún estaban en la finca, quienes lograron huir por un peñasco.
Tras inspeccionar el lugar, la Policía rescató a las 12 personas que estuvieron amordazadas durante 20 horas, por lo que fueron remitidas al Hospital de Lebrija para una valoración médica.

Síntesis

Otras tres capturas
• La Sijín, con el trabajo investigativo que ya había adelantado, logró capturar al día siguiente del hurto a un sujeto, presunto miembro de la banda, mientras caminaba por el parque principal de Lebrija. A esta persona la Policía le incautó un revólver calibre 38 sin permiso para su porte o tenencia.
• Las otras capturas fueron las de dos hombres de 24 y 30 años  quienes fueron arrestados en la calle 9 con carrera 8 del barrio Centro, en Lebrija. Tras ser requisados las autoridades les decomisaron una escopeta, cuatro cartuchos calibre 38, diez cartuchos  calibre 5,56, siete cartuchos calibre 20, un uniforme, un poncho, un morral, una gorra y un juego de sábanas de uso privativo del Ejército.
• De acuerdo con las autoridades, estos sujetos también serían parte de la banda delincuencial, la cual es investigada por la Fiscalía por los delitos de secuestro, tortura, concierto para delinquir, hurto calificado y agravado y porte ilegal de armas de fuego.

Publicada por www.vanguardia.com
REDACCIÓN ECONÓMICA

Última actualización en Viernes, 16 de Noviembre de 2012 21:01